Generalidades - LaparoscopiaBilbao

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Generalidades

LAPAROSCOPIA > COLON

El colon es el intestino grueso, la parte más inferior del aparato digestivo.

El intestino es un órgano largo, tubular que consta del intestino delgado, el colon (intestino grueso) y el recto (el colon próximo al ano). Después de tragar el alimento, éste comienza a ser digerido en el estómago que lo vacía al intestino delgado, donde los alimentos se absorben. Lo no absorbido se mueve a través del colon al recto y se expulsa del cuerpo. El colon y el recto absorben el agua y forman las heces reteniéndolas hasta expulsarlas.


Existen mútiples patologías que afectan al colon y recto:

- Divertículos
- Pólipos
- Enfermedades inflamatorias (colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn)
- Cáncer


Todas ellas, cuando esté indicado el tratamiento quirúrgico pueden y deben ser tratadas por laparoscopia, si bien requiere de manera imprescindible experiencia en cirugía laparoscópica y en especial en colectomías laparoscópicas ( resección o extirpación de una parte enferma del colon).


Nuestro equipo quirúrgico posee una amplia experiencia en cirugía laparoscópica de colon ( 950 colectomías laparoscópicas 1998 – 2013)


No hay duda en considerar la colectomía laparoscópica como una buena opción para pacientes que necesitan una resección de colon por patología benigna: estenosis, pólipos no resecables endoscópicamente o diverticulosis.

En la cirugía de los tumores malignos de colon, actualmente, si el cirujano tiene experiencia, los resultados oncológicos son iguales que en la cirugía abierta pero en cambio, la cirugía laparoscópica ha mostrado beneficios de disección, inmunológicos, de recuperación postoperatoria e incluso de supervivencia del paciente.

A través de una evaluación hecha por su médico personal, digestólogo o internista, y consultando un cirujano general con entrenamiento en cirugía laparoscópica avanzada de colon, se puede determinar si esta cirugía es apropiada para usted.

Debe pensar, que por el momento, no son muchos los cirujanos que pueden realizar estas intervenciones




BENEFICIOS AL OPERAR DEL COLON Y RECTO

Los beneficios son los derivados de evitar el problema causante de su dolencia.

El tránsito digestivo de las heces será mejor, desapareciendo el dolor y el sangrado.

Cuando la lesión extraída sea potencialmente maligna desaparecerá riesgo de malignidad y si la lesión era maligna se tratará de potenciar las posibilidades de prolongar la supervivencia.


,
VENTAJAS DE LA LAPAROSCOPIA EN LA CIRUGIA DEL COLON Y RECTO

Las ventajas de esta cirugía mínimamente invasiva son múltiples.

Con la cirugía laparoscópica, además de obtener todos los beneficios de la cirugía convencional, se consiguen:

1 - Menos dolor postoperatorio.
2 - Menos infección.
3 - Menos hernias.
4 - Ingesta precoz.
5 - Movilización temprana.
6 - Menos hospitalización.
7 - Recuperación precoz.
8 - Mejor resultado estético.



Al hacerse heridas muy pequeñas, la cicatriz y el dolor son menores. En consecuencia, permite a los pacientes levantarse y caminar a las pocas horas de la cirugía (la movilización y recuperación es mucho más rápida), evitando o disminuyendo complicaciones potencialmente graves (trombosis, embolias, neumonías, complicaciones respiratorias, etc).

Al ser las incisiones tan pequeñas, la posibilidad de infección casi no existe y las eventraciones (o las hernias en la herida operatoria) tienen mínima incidencía en la cirugía laparoscópica.

Toda operación constituye una agresión de mayor o menor intensidad, lo cual se traduce en diversos síntomas por parte del paciente (dolor, mareos, naúseas, dificultad para moverse, etc.); esta agresión es mínima en los pacientes intervenidos mediante técnicas laparoscópicas por reducción de la respuesta inflamatoria sistémica.

Al no abrir el abdomen, ni introducir las manos sino movilizando suavemente los intestinos con las pinzas laparoscópicas, se recupera mucho antes la movilidad de los intestinos, y por ello la ingesta es más precoz y los alimentos se toleran mejor.

Además, la cirugía puede considerarse más segura y precisa al conseguir una mejor visualización por la video-magnificación.

Por último, la hospitalización es, por todo ello, llamativamente más breve que en la cirugía abierta. Por ejemplo, una extirpación laparoscópica de la vesicula biliar (colecistectomía laparoscópica) permanece ingresada por lo general menos de 24 horas.

Ver más información


PROCESO DE UNA OPERACIÓN LAPAROSCÓPICA DEL COLON

Normalmente, con una fibrocolonoscopia (exploración del colon con un endoscopio) más biopsia de la lesión identificada por esta técnica y/o un enema opaco (exploración mediante rayos X introduciendo un contraste en el colon) será suficiente para el diagnóstico.

En ocasiones, se solicitará además una ecografía o un escáner abdominal.

Las pruebas preoperatorias (Analítica, Rx de tórax y ECG) se habrán realizado con antelación al ingreso.

Dos días antes a la intervención tomará dieta líquida y el día previo a la cirugía una solución evacuante que nosotros le proporcionaremos. El colon debe estar totalmente limpio para realizar la intervención.

Si toma alguna medicación diariamente, el cirujano le indicará si debe tomarla la mañana de la cirugía con un pequeño sorbo de agua. Si usted toma aspirina, antiagregantes o medicación para artritis, deberá suspender estos medicamentos antes de la cirugía, el cirujano le informará de la pauta a seguir.

El día de la operación permanecerá en ayunas. Se ingresará unas horas antes de la cirugía para preparación.

La cirugía durará entre  hora y media y dos horas y media, dependiendo de la operación indicada.

El primer día postoperatorio se pasará en la Unidad de Cuidados Intensivos, para un mejor control y recuperación.

El segundo día será trasladado a su habitación y se iniciará la ingesta y retirarán los goteros.

El cuarto o quinto día, si ha tolerado la alimentación, se retirarán los puntos y se dará el alta, con indicaciones precisas de cómo debe ser la ingesta en el domicilio, de la medicación que debe tomar y cuando volverá a revisión.

Durante los 15 primeros días, desde la intervención hasta la primera revisión, se tomará dieta blanda. En la primera revisión en consultas se cambiará la dieta.

Las revisiones serán, a los 15 días, al mes, a los seis y a los doce meses durante el primer año postoperatorio. Si la patología lo requiere, se continuará cada seis meses durante el segundo año y cada año posteriormente.

La mayoría de los pacientes pueden volver a trabajar dentro de quince días después del procedimiento laparoscópico. Por supuesto, esto depende de la naturaleza de su empleo y del tipo de patología que haya sido tratada.


RIESGOS RELACIONADOS CON LA CIRUGÍA LAPAROSCOPICA DEL COLON

Existen los riesgos relativos a cualquier clase de operación, la gran mayoría de los pacientes operados de colon por laparoscopia experimentan pocas o ninguna complicación, y vuelven pronto a sus actividades normales.

Es importante recordar que antes de sufrir cualquier tipo de cirugía (bien sea laparoscópica o abierta), usted debe preguntar a su cirujano a cerca de su experiencia y entrenamiento.

Las complicaciones de la cirugía del colon por laparoscopia pueden incluir:

- hemorragia
- infección herida
- infección urinaria
- neumonía
- coágulos de sangre
- embolia o problemas cardiorrespiratorios.

La complicación más específica, pero infrecuente (menor al 3% ), de esta cirugía es la fuga de contenido al abdomen a través de las nuevas uniones (anastomosis) creadas entre las dos porciones de intestino grueso que van a dar continuidad al tránsito de la heces.

La conversión a cirugía abierta durante una laparoscopia puede producirse por necesidad (hemorragia) o por seguridad (tumores muy grandes e infiltrante de organos vecinos o múltiples adherencias por intervenciones previas) y varía del 5 al 41 % según las series. En nuestra experiencia es inferior al 1% en nuestras colectomías laparoscópicas.

La mortalidad es menor del 1% pero puede darse, sobre todo si el paciente se encuentra en malas condiciones con otras enfermedades de base y la cirugía se complica.


PATOLOGÍAS QUE PUEDEN SER OPERADAS POR LAPAROSCOPIA


DIVERTICULOSIS

Es la formación de pequeñas bolsitas (divertículos) en la pared del colon, que protruyen hacia el exterior, como consecuencia de la debilidad de la capa muscular que forma dicha pared.

Estos divertículos, que suelen ser múltiples y se encuentran principalmente en el colon descendente antes del recto, pueden sangrar, infectarse produciendo una diverticulitis y perforarse provocando una peritonitis de consecuencias graves, incluso fatales.

Dadas las consecuencias que puede acarrear la presencia de divertículos en el intestino grueso, el colon afectado deberá ser extirpado cuando aparezcan síntomas, sin esperar a que surjan complicaciones.

En la actualidad, la exéresis laparoscópica del colon es el tratamiento de elección y se debe operar de este modo.


PÓLIPOS DEL COLON

Son pequeñas formaciones que crecen desde la mucosa del colon hacia su interior.

Pueden ser únicos o múltiples. Cuando hay un gran número de pólipos hablamos de poliposis. Dentro de este grupo, existen algunos con riesgo de degeneración a cáncer, incluso en varias personas de la misma familia.

El síntoma más frecuente de los pólipos es el sangrado.

Cuando los pólipos son únicos, pediculados y de pequeño tamaño, pueden tratarse endoscópicamente. Si la endoscopia fracasa estará indicada la cirugía.

Cuando los pólipos son múltiples, la endoscopia puede ser insuficiente para controlarlos y habrá que operar.

En la actualidad, la cirugía laparoscópica del colon es el tratamiento de elección y debe ser operado de este modo.



ESTENOSIS EN EL COLON

Es un estrechamiento en el intestino grueso que dificulta el paso de las heces a través del mismo.

Las causas pueden ser múltiples:

-  isquemia
-  retracción cicatricial
-  pólipo grande
-  tumoración benigna
-  tumor maligno, etc.

La consecuencia principal de una estenosis es el estreñimiento con dolor, que puede llevar a la oclusión completa del paso de las heces, a la distensión del intestino previo a la estenosis, e incluso a la perforación de dicho intestino por hiperpresión, provocando una peritonitis de consecuencias muy graves o fatales.

Dadas las consecuencias que pueden acarrear la presencia de una estenosis en el colon, éste deberá ser extraído cuando aparezcan síntomas, sin esperar a que surjan complicaciones. Tratando además la causa de la lesión.

En la actualidad, la exéresis laparoscópica del colon es el tratamiento de elección y  debe ser operado de este modo.



TUMORACIÓN BENIGNA DEL COLON

Es una lesión grande que crece desde la mucosa del colon generalmente hacia su interior, pudiendo producir principalmente estenosis y sangrado.

En muchas ocasiones corresponde al crecimiento desmesurado de un pólipo.

Dadas las consecuencias que pueden acarrear la presencia de una estenosis o sangrado en el colon, éste deberá ser extraído cuando aparezcan síntomas, sin esperar a que surjan complicaciones.

En la actualidad, la exéresis laparoscópica del colon es el tratamiento de elección y deber ser operado de este modo.



 
13/11/2016
Regreso al contenido | Regreso al menu principal