Cáncer de esófago - LaparoscopiaBilbao

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cáncer de esófago

LAPAROSCOPIA > ESOFAGO



El esófago es un tubo hueco muscular que se extiende, desde la faringe hasta estómago.

El esófago atraviesa el diafragma (músculo que separa el tórax del abdomen), por su parte posterior, cerca de la columna, a través de un orificio que se llama hiato.

El esófago se continua en el abdomen con el estómago


La pared del esófago comprende varias capas de tejido, incluyendo la membrana mucosa, músculo y tejido conjuntivo.


El cáncer de esófago es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del esófago. Comienza en el revestimiento interior del esófago y se disemina hacia afuera hasta las otras capas a medida que crece.

El cáncer de esófago representa menos del 3% de todos los cánceres digestivos pero tiene una gran agresividad y malignidad. Aunque se presentan con mayor frecuencia a partir de la sexta década de la vida, cada vez afecta a gente más joven.


Las dos formas más comunes de cáncer de esófago se denominan de acuerdo con el tipo de células que se vuelven malignas (cancerosas):

- Carcinoma de células escamosas: cáncer que se forma en las células escamosas, las células delgadas, planas que revisten el esófago.

Este tipo de cáncer se encuentra con mayor frecuencia en la parte superior y media del esófago, pero se puede presentar en cualquier lugar del esófago.

También se denomina carcinoma epidermoide.

Se origina de células epiteliales de la mucosa del esófago. Se ha demostrado con claridad que el tabaco, el alcohol y la falta de higiene bucal predisponen a padecer este tipo de cáncer.

- Adenocarcinoma: cáncer que comienza en las células glandulares (secretorias). Células glandulares en el revestimiento del esófago que producen y liberan líquidos como el moco. Suele localizarse en los segmentos finales del esófago (cerca del estómago). El reflujo gastroesofágico, que provoca esofagitis severa y esófago de Barret, suele ser la causa predisponente para padecer este tipo de cáncer.

Fumar, consumir mucho alcohol y el esófago de Barrett pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de esófago.


FACTORES DE RIESGO

Entre los factores de riesgo están los siguientes:


- Consumo de tabaco.
- Consumo alto de alcohol.
- Esófago de Barrett: afección en la cual las células que revisten la parte inferior del esófago han cambiado o fueron reemplazadas por células anormales que pueden llevar al cáncer de esófago. El reflujo gástrico (retorno del contenido del estómago a la sección inferior del esófago) puede irritar el esófago y, con el transcurso del tiempo, causar esófago de Barrett.
- Edad avanzada.
- Sexo masculino.

SINTOMAS

Entre los signos más comunes del cáncer de esófago se incluyen dolor o dificultad para tragar y pérdida de peso.

Estos y otros síntomas pueden ser ocasionados por el cáncer de esófago o por otras afecciones, por lo que se debe consultar con un médico si se presenta cualquiera de los siguientes problemas:

- Dolor o dificultad para tragar.
- Pérdida de peso.
- Dolor detrás del esternón.
- Ronquera y tos.
- Indigestión y acidez estomacal.


DIAGNOSTICO


Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de esófago, pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos que examinan el esófago:

- Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y huesos del interior del pecho. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.


- Esofagoscopia: permite examinar el interior del esófago para verificar si hay áreas anormales. Se inserta un esofagoscopio a través de la boca o la nariz, con sedación habitualmente, y se le hace bajar por la garganta hasta el esófago. Un esofagoscopio es un instrumento con forma de tubo delgado, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido, que posteriormente son analizados en el microscopio para verificar si hay signos de cáncer.





- Ingesta de bario: Consiste en una serie de radiografías del esófago y el estómago. El paciente bebe un líquido que contiene bario (compuesto metálico de color plateado blancuzco). Este líquido a continuación reviste el esófago y el estómago, y se toman radiografías. Este procedimiento también se llama serie gastrointestinal (GI) superior.


- Biopsia: extracción de células o tejidos para que un patólogo las pueda observar bajo un microscopio y verificar si hay signos de cáncer. La biopsia generalmente se lleva a cabo durante una esofagoscopia. En algunas ocasiones, la biopsia muestra cambios en el esófago que no son cáncer pero que pueden llevar a él.

Factores que afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y a las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

- Estadio del cáncer, si afecta parte del esófago o todo el esófago, o si se diseminó hasta otras partes del cuerpo.
- Tamaño del tumor.
- Estado general de salud del paciente.

Cuando se detecta el cáncer de esófago muy temprano, es más alta la probabilidad de recuperación. El cáncer de esófago se encuentra a menudo en una etapa avanzada cuando se lo diagnostica. En los estadios más avanzados, este tipo de cáncer se puede tratar, pero en raras ocasiones se puede curar.


ESTADIOS DEL CANCER DE ESOFAGO


Después de diagnosticarse el cáncer de esófago, se realizan pruebas para determinar si las células cancerosas se diseminaron dentro del esófago o incluso a otras partes del cuerpo.

El proceso utilizado para determinar si el cáncer se diseminó dentro del esófago o a otras partes del cuerpo se llama estadificación.

La información obtenida en el proceso de estadificación determina el estadio de la enfermedad, lo que es importante conocer  a fin de planificar el tratamiento.

En el proceso de estadificación, se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

- Broncoscopia: procedimiento para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón y determinar si hay áreas anormales. Se introduce un broncoscopio a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Un broncoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas al microscopio para verificar si hay signos de cáncer.

- Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y huesos del interior del pecho. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.

- Laringoscopia: procedimiento mediante el cual el médico examina la laringe con un espejo o un laringoscopio. Un laringoscopio es un instrumento con forma de tubo delgado, con una luz y una lente para observar.

- Exploración por TAC: mediante la cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. De forma adicional se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

- Ecografía endoscópica (EE): procedimiento por el cual se introduce un endoscopio en el cuerpo, por lo general, a través de la boca o el recto. Un endoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. Se usa una sonda ubicada en el extremo del endoscopio para hacer rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos o los órganos internos y crear ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama sonograma. Este procedimiento también se llama endoecografía.

- Toracoscopia: procedimiento quirúrgico que se realiza para observar si hay áreas anormales en los órganos internos del pecho. Se hace una incisión (corte) entre dos costillas y se introduce un toracoscopio en el pecho. Un toracoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer tejido o muestras de ganglios linfáticos, que se observan bajo un microscopio para verificar si hay signos de cáncer. En algunos casos, se puede utilizar este procedimiento para extirpar parte del esófago o el pulmón.

- Laparoscopia: procedimiento quirúrgico para observar los órganos del interior del abdomen y determinar si hay signos de enfermedad. Se realizan pequeñas incisiones (cortes) en la pared del abdomen y se introduce un laparoscopio (tubo delgado, con iluminación) a través de una de las incisiones. Se pueden introducir otros instrumentos en la misma incisión o en otras para realizar procedimientos tales como extirpar órganos o tomar muestras de tejido para observarlas bajo un microscopio y verificar si hay signos de enfermedad.

- Exploración por PET (exploración por tomografía con emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de la PET rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que absorben la glucosa. Las células de los tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales. El uso de la exploración por PET en la estadificación del cáncer de esófago está en estudio en ensayos clínicos.




Cuando las células cancerosas se separan del tumor primario (original) y circulan a través de la linfa o la sangre hasta otros lugares del cuerpo, se puede formar otro tumor (secundario). Este proceso se llama metástasis. El tumor secundario (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de mama se disemina hasta los huesos, las células cancerosas de los huesos son en realidad células de cáncer de mama. La enfermedad es cáncer metastásico de mama, no cáncer del hueso.

Estadios para el cáncer del esófago:



Estadio 0 (carcinoma in situ)

En el estadio 0, se encuentran células anormales en la capa más interna del tejido que reviste el esófago. Estas células anormales se pueden volver cancerosas y diseminarse hasta el tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.

Estadio I

En el estadio I, el cáncer se formó y se diseminó más allá de la capa más interna de tejido, hasta la siguiente capa de tejido de la pared del esófago.

Estadio II

El cáncer de esófago en el estadio II se divide en estadio IIA y estadio IIB, según el lugar hasta donde se diseminó el cáncer.

Estadio IIA: el cáncer se diseminó hasta la capa de músculo del esófago o a la pared exterior del esófago.

Estadio IIB: el cáncer se puede haber diseminado hasta cualquiera de las tres primeras capas del esófago y hasta los ganglios linfáticos cercanos.

Estadio III

En el estadio III, el cáncer se diseminó hasta la pared exterior del esófago y se puede haber diseminado hasta los tejidos o los ganglios linfáticos cerca del esófago.

Estadio IV

El cáncer de esófago en estadio IV se divide en estadio IVA y estadio IVB, de acuerdo con el lugar hasta donde se diseminó el cáncer.

Estadio IVA: el cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos cercanos o lejanos.

Estadio IVB: el cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos lejanos distantes u órganos de otras partes del cuerpo.



Cáncer del esófago recidivante

El cáncer de esófago recidivante es cáncer que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. El cáncer puede volver al esófago o a otras partes del cuerpo.



OPCIONES DE TRATAMIENTO DEL CANCER DE ESOFAGO



Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes de cáncer del esófago. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos demuestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el nuevo tratamiento  se puede convertir en el tratamiento estándar.

Durante el tratamiento del cáncer de esófago, los pacientes tienen necesidades nutricionales especiales.

Muchas personas con cáncer del esófago les resulta difícil comer debido a los problemas que tienen para tragar. El esófago puede estar más angosto debido al tumor o como un efecto secundario del tratamiento. Algunos pacientes pueden recibir nutrientes directamente a través de una vena. Otros, pueden necesitar una sonda (un tubo plástico, flexible que se introduce por la nariz o la boca hacia el estómago) para alimentarse  hasta que puedan comer por sí mismos.


El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras.

- A través del tejido. El cáncer invade el tejido normal que lo rodea.

- A través del sistema linfático. El cáncer invade el sistema linfático y circula por los vasos linfáticos hasta otros lugares en el cuerpo.

- A través de la sangre. El cáncer invade las venas y los capilares, y circula por la sangre hasta otros lugares en el cuerpo.


Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer del esófago.

Parte del esófago se puede extirpar en una operación que se llama esofagectomía.


El médico conectará la parte sana del esófago con el estómago de manera que el paciente todavía pueda tragar.

Es posible extirpar también los ganglios linfáticos cerca del esófago y observarlos bajo un microscopio para determinar si contienen cáncer.


Si el esófago está parcialmente bloqueado por el tumor, se puede colocar una cánula metálica extensible (endoprótesis) dentro del esófago para ayudar a mantenerlo abierto.





Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento para el cáncer en el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan.

Hay dos tipos de radioterapia:

- Para la radioterapia externa se usa una máquina fuera del cuerpo que envía la radiación hacia el cáncer.
- Para la radioterapia interna se utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres, que se coloca directamente en el cáncer o cerca del mismo.

La forma de administración de la radioterapia depende del tipo y del estadio del cáncer que está siendo tratado.

Se puede introducir un tubo plástico en el esófago para mantenerlo abierto durante la radioterapia. Esto se llama intubación y dilatación intraluminal.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento para el cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o impidiendo su multiplicación.

Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica).

Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La forma de administración de la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.

Terapia láser

La terapia láser es un tratamiento de cáncer en el que se usa un haz de rayo láser (haz angosto de luz intensa) para destruir células cancerosas.

Electrocoagulación

La electrocoagulación es el uso de una corriente eléctrica para destruir células cancerosas.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.



Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.


Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden tener que repetir. Estas pruebas se repiten para asegurarse de que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas. Esto se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

OPCIONES DE TRATAMIENTO POR ESTADIO


- Estadio 0 (carcinoma in situ)

El tratamiento habitual del estadio 0 es la cirugía.


- Cáncer del esófago en estadio I

El tratamiento del cáncer de esófago en estadio I es la cirugía.

- Cáncer del esófago en estadio II

El tratamiento del cáncer de esófago en estadio II puede incluir los siguientes procedimientos:

* Cirugía.
* Quimiorradiación (tratamiento que combina quimioterapia con radioterapia).
* Participación en ensayos clínicos de quimiorradiación seguida de cirugía.




- Cáncer del esófago en estadio III

El tratamiento del cáncer de esófago en estadio III puede incluir los siguientes procedimientos:

* Cirugía.
* Quimiorradiación (tratamiento que combina quimioterapia con radioterapia).
* Participación en ensayos clínicos de quimiorradiación seguida de cirugía.


- Cáncer del esófago en estadio IV

El tratamiento del cáncer de esófago en estadio IV puede incluir los siguientes procedimientos:

* Colocación de una endoprótesis esofágica como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
* Radioterapia externa o radioterapia interna, como tratamiento paliativo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
* Cirugía láser o electrocoagulación, como tratamiento paliativo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
* Quimioterapia.
* Participación en ensayos clínicos de quimioterapia.

- Opciones de tratamiento para el cáncer de esófago recidivante

El tratamiento del cáncer de esófago recidivante puede incluir los siguientes procedimientos:

* Utilización de cualquier tratamiento estándar, como tratamiento paliativo para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
* Participación en ensayos clínicos.


TRATAMIENTO QUIRURGICO DEL CANCER DE ESOFAGO

 El tratamiento quirúrgico debe realizarse después de valorar la extensión del tumor, pues si infiltra a órganos vecinos (aorta, diafragma, etc.) o presenta metástasis (implantes en otros órganos), la cirugía sólo tiene un papel paliativo.

La cirugía, consistente en realizar una esofaguectomía, sólo cura los tumores pequeños (T1, T2), por ello es importante el diagnóstico y tratamiento precoz de estos pacientes (al inicio de los síntomas).

En los casos más avanzados, la cirugía se complementa con la quimioterapia y la radioterapia para lograr un mayor índice de curación.

La laparoscopia constituye el mejor método para determinar si es extirpable o no el tumor (extensión y fijación a órganos vecinos) sin necesidad de abrir el tórax y agravar la situación del paciente que suele estar deteriorado.

Una vez determinada la resecabilidad del tumor (casos en que el tumor es extirpable) un equipo entrenado puede proseguir y realizar la cirugía por laparoscopia y/o toracoscopia (endoscopia de la cavidad pleural)







 
13/11/2016
Regreso al contenido | Regreso al menu principal