Adrenalectomía - LaparoscopiaBilbao

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Adrenalectomía

LAPAROSCOPIA > GLANDULA SUPRARRENAL

Las glándulas suprarrenales

Son dos órganos, que como su propio nombre indica, se encuentran justo encima de los dos riñones, por lo tanto hay una suprarrenal derecha y otra izquierda.

Dichas glándulas son capaces de sintetizar ciertas substancias (hormonas) que posteriormente pasan a sangre para realizar diversas funciones de equilibrio y control del normal funcionamiento de nuestro organismo.

Entre estas substancias se encuentran por ejemplo el cortisol, la aldosterona y la adrenalina entre otras.


El mal funcionamiento de estas glándulas puede deberse a dos causas fundamentales, o bien toda la glándula aumenta de tamaño y funciona en exceso (se le llama hiperplasia suprarrenal), o aparece un tumor en la glándula (habitualmente benigno) que segrega determinada hormona de manera incontrolada.

Dependiendo del tipo de hormona que tengamos en exceso variará la clínica del paciente, así pues el mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales puede originar:





- hipertensión arterial
- diabetes
- ganancia de peso
- y aparición de estrías en la piel (síndrome de Cushing), etc.



También existe la posibilidad de que aparezcan tumores malignos en las suprarrenales, lo que es raro, y la mayoría son metástasis de otro tumor situado en algún lugar de nuestro cuerpo.

Su endocrinólogo o internista le realizará el estudio concreto de cada hormona para diagnosticar si existen anomalías o no (mediante análisis de sangre y orina, scanner, gammagrafía, etc.).

INDICACIONES DE EXTIRPACION DE LA GLANDULA SUPRARRENAL

Cada paciente debe tratarse de forma individual. Habitualmente las disfunciones o mal funcionamiento de las suprarrenales pueden controlarse con tratamiento médico

En aquellos casos en que dicho tratamiento médico no sea eficaz o se trate de un tumor que produce hormonas de forma incontrolada estará indicado el tratamiento mediante cirugía laparoscópica (adrenalectomía o suprarrenalectomía laparoscópica).

Consiste en practicar la cirugía sin abrir el abdomen, trabajando a través de pequeños trócares (orificios) de 5 ó 12 mm, por donde introducimos una cámara y el instrumental necesario para operar, esto nos permite visualizar todo lo que hacemos en un monitor de televisión.

Durante la intervención puede extirparse una o las dos glándulas suprarrenales. En ocasiones es posible enuclear (quitar) el tumor respetando el resto de la glándula.

Este tipo de cirugía requiere una alta cualificación técnica por parte del cirujano (precisa formación específica para ello) y una especial dotación tecnológica del centro donde se realiza (se precisan suturas automáticas, bisturí armónico, instrumental específico, etc.)

VENTAJAS DE LA CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA

Al hacerse heridas muy pequeñas, el dolor es menor y en consecuencia, la recuperación es mucho más rápida, mejorando la movilización precoz, estado general y de ánimo del paciente, evitando o disminuyendo complicaciones potencialmente graves (trombosis, embolias, neumonías, complicaciones respiratorias, etc).

Al ser las incisiones tan pequeñas, la posibilidad de infección casi no existe y las eventraciones, o lo que es lo mismo, las hernias en la herida operatoria, que pueden superar el 40% en la cirugía abierta, desaparecen en la cirugía laparoscópica. El trato delicado del intestino, mediante pequeñas pinzas, sin agarrarlo con la mano, hace que recupere su movilidad antes, por lo que la ingesta es más temprana y los alimentos se toleran mejor.

En resumen:

1 - Menos dolor postoperatorio.
2 - Menos infección.
3 - Menos hernias.
4 - Ingesta precoz.
5 - Movilización temprana
6 - Menos hospitalización.
7 - Recuperación precoz.
8 - Mejor resultado estético.


Más información





Ver VIDEOS

 
13/11/2016
Regreso al contenido | Regreso al menu principal